#Miradio Mi vida.

Mi padre quería ser muy padre en el poco tiempo que me tenía. Ahora que yo lo soy, le entiendo. Una pareja de “walkie-talkies” para un hijo único como yo, no es un regalo. Es una faena. ¿Y con quién hablo?. Así, salió al aire por primera vez por el canal 14 mi voz aguda de niño de doce años en aquel verano de 1978. Preguntaba si alguien me escuchaba. El corto alcance de aquel juguete hizo inútil el esfuerzo. Aquel niño de doce años que vivía sin hermanos, trepaba por los muebles para poner cables de antena cerca del techo y conseguir que alguien contestara. No había nadie más en casa, y necesitaba hablar.

Conseguí por fin una emisora, y vinieron mis primeros amores, mis primeros grupos de amigos, mis primeras desilusiones, y mis primeras aventuras. Todo en forma de ondas, porque la vida sin radio era demasiado dura, separada, distante. Al ritmo de “¿me copias?” bailaron mis recuerdos de juventud, entre el ruido de las modulaciones.

Recuerdo la enorme alegría con la que pedía a mi madre (la que me sigue escuchando desde otro plano) que aparcara su Seat 600 con enorme antena cerca de la ventana de su tienda para poder pasar el cable y modular. Mi vida social dependía de que hubiera sitio para aparcar bajo esa ventana.

Ponía música. Recuerdo que era mucho más animado hablar con otras personas si de fondo dejaba sonando aquel viejo tocadiscos con los escasos vinilos de oferta que podía permitirme vendiendo postales con mamá. El paso a construir un emisor de FM era necesario.

El famoso kit SK-141 (que aún conservo y funciona) hizo que pudiera por fin hacerme presente en los aparatos de radio de todos mis vecinos. Costó bastante más que escogieran una emisora cuya programación consistía en las mismas cintas de cassette una y otra vez. Mi antena en el balcón transmitía programas absurdos pero originales en unos años ochenta en los que se contaban las emisoras por centenares.

Mamá me prestó su tabla de planchar y ponía cada noche su transistor bajo la almohada y escuchaba, atónita, cómo su hijo pedía llamadas a las dos de la mañana al teléfono de casa. No se oponía. De hecho, simulaba ser una oyente y se colaba en mi cuarto para verme “trabajar”.

Luego vino el concurso de DJ, veinte años que volaron en Los 40 Principales, ocho rompiendo moldes con Anda ya, el increíble mundo de la publicidad, los directos de Hoy por hoy y un Carrusel que me cayó por sorpresa casi tres años atrás.

Sigo pensando que alguien que no escucha la radio, no puede ser persona.

Y miro al futuro con la ilusión de preparar nuevas generaciones de figuras que den calidez y compañía a este medio, que se adapta a los tiempos y que ha sabido cambiar el dial por direcciones de internet y el transistor por el móvil.

Cada uno de los alumnos a los que tengo la suerte de ayudar, vive como yo la ilusión de hacer radio desde su casa para crecer sin barreras. Y con algo que yo no tuve: sabio consejo profesional. Quizá no tengan que trepar por los muebles poniendo antenas, pero sí conseguir en estos tiempos difíciles financiación para ponerse en marcha, quizá con la ayuda de una madre como la mía, que hasta su último día me apoyó.

El día que yo deje este mundo, en mi último suspiro, me iré sabiendo que toda mi vida ha girado en torno a aquellas ondas que un juguete inútil lanzaba preguntando… ¿Alguien me escucha?

1 Comentario

Únete a la conversación y cuéntanos tu opinión.

Manuel
17 septiembre 2013 en 17:33

Hombreeeeee, soy Manuel de Radio Barcelona, tecnica, si, el que te pone el cable y el micro cuando vienes en el cassurel.

¿La foto del equipo de CB es tuya o de internet?

Sabia que salias por 27, pero no que tuvieras una Palomar SSB 500…¡que gran equipo!!, Alguna vez que creo que modulamos y todo!!, porque sómos coetaneos de CB, y si yo en el 86 tambíen puse en el aire “Stop Radio”, con ¡20W!.. y el modulador un Micro espia SalesKit modificado. Dos tocatas de maleta atornillados a una plancha de aglomerado blanco, un cassette y una mesa Sales kIt mono!!!… un dipolo de antena y hala!! “¡Sintonizas Stop Radio”!

Pero yo allá por el 87 iba a las discográficas que me obsequiaron con cientos de discos.

Al fin fuí a Radio Nou Barris, dinde fuí socio fundador, cap tecnic y DJ….¡ah! y creativo de plubli!!, la de cuñas que llegué a grabar!!…….

Luego ya Onda Cero, otros radio-curros, Ona Catalana y aqui estoy en Radio Barcelona… Cosas eh!…………

Deja un comentario