Alejandro Nieto: el hombre que escuchaba la radio

nietoAlejandro escuchaba la radio. Parece obvio, pero no todos los directivos del medio lo hacen. A veces ni siquiera sintonizan su propia cadena. Nieto, de los Nieto de toda la vida, aprendió desde muy pequeño a hacerlo. Jugaba por los pasillos de “la radio de papá”, como ha hecho mi hijo tantas veces. Allí aprendió a amar este medio olvidado pero querido. Pero, sobre todo, aprendió a escucharlo.

Uno está cansado de que se vayan personas que conoció en la radio. Jorge de Antón, Antonio Escudero, Santi Hernández, Joaquín Luqui, Paco Barrero, y ahora el que fue mi director. Joder, en la tele no se mueren tantos.

Premios Ondas 2012. En plena “party del foyer” me preguntaba por mi productora, si el negocio de la publicidad audiovisual en redes funcionaba, sobre cómo veían las marcas los nuevos escenarios de la radio digital… mientras su mirada estaba en otra parte. Estaba observando a un locutor para que el que no tenía buenas noticias, pero del que era un gran oyente. Nunca nos hacemos cargo de la enorme dificultad de tomar decisiones sobre una cadena que escuchas y sobre unas personas a las que admiras.

En el fondo seguía siendo aquel joven que impulsó “La Mega” en RCN. Aquella energía, aquel constante fluir de pensamientos que pasaban por su cabeza sin parar le hacían parecer errático, poco concreto… Y si bien es verdad que negociaba por whatsapp contratos importantes, sabía describir exactamente un estado de ánimo solamente escuchando una voz.

Era un Director de la SER de los que saludan y te conocen. Es lo menos, pero tampoco se cumple siempre. Aunque nunca pude tener una conversación larga con él, ahora le entiendo. Demasiadas cosas, demasiadas ideas, demasiada vida.

Marcela, su siempre elegante esposa y gran presentadora, aparcó una carrera de éxito para subirse a ese torbellino que ahora nos deja. No quiero pensar en el enorme vacío que le habrá dejado Alejandro. Algo así como el silencio de una radio que no sintoniza nada.

Comparta sus opiniones